Cada vez más los espacios se unen. Es muy habitual ver salones y comedores unidos a las cocinas, espacios que antes estaban separados por puertas se unen para ser disfrutados mucho más. Ante esta tendencia las puertas correderas han pasado a ser unas grandes aliadas.

Hay situaciones donde esta misión no es del todo posible y es cuando la puerta corredera toma protagonismo ya que con ella podemos tener uno o dos espacios diferentes.

Otra función de este tipo de puerta es el que se le ha dado toda la vida. O bien porque no tenemos espacio suficiente para poner una puerta batiente o porque queremos conseguir más espacio con el objetivo de obtener visualmente más respiro entre pasos o en estancias. Donde más comúnmente se ha usado es en lo baños o despensas continuas a las cocinas, ya que suelen ser las estancias de una casa que menos tamaño tienen.

.

× ¿Cómo puedo ayudarte?