Interiorismo y reforma en casa adosada

Cuando compras una casa que ya ha sido habitada, siempre hay que hacer algunos actuaciones para hacerla tuya, en este caso fueron unos cuantos, la casa constaba de planta baja, primera boardilla, sótano y un bonito jardín que tenía que ser cómodo y con poco mantenimiento.

Los antiguos propietarios, no habían mantenido la casa, por lo que la reforma fue importante, A mi cliente, le encantaba la casa, su situación, a 3 minutos de la playa, las dimensiones…, pero la primera planta la que mas se iba a vivir, era oscura, así que decidimos tirar la pared que dividía el salón del comedor, y si, una vez derribada, la luz luz entró de lleno, había valido la pena, el parquet estaba muy deteriorado, no solo en el salón , si no que en le dormitorio principal, había habido una fuga de agua y estaba muy estropeado, tuvimos que mejorarlo, y hacer un tretis para que quedará perfecto, cambiamos lamas de una zona de la casa a otra para igualar tonalidades, aprovechamos el que teníamos en la boardilla, íbamos a abrir una pared que quedó cerrada, cuando se entregó la casa y detrás de esta había unos metros que se podían aprovechar, para hacer un espacio para los dos hijos, y allí lo pusimos nuevo, la verdad es que el trabajo de carpintería fue inmejorable.

La Boardilla

En la boardilla abrimos una ventana para que entrará luz natural y ganáramos en vistas, eran muy bonitas, y no se podían dejar de disfrutar, el jardín de césped natural, estaba muy descuidado y no se podía recuperar, y por practicidad y comodidad, optamos por el artificial, si es de primera calidad es una inversión asegurada, la vaya de cipreses se tubo que arreglar y añadir alguno para que quedará perfecta, viendo lo bien que estaba quedando decidimos ampliar el suelo del porche, era pequeño y si lo recreciamos se iba a disfrutar mucho más.

El Mobiliario

En cuanto al mobiliario, se aprovechó gran parte de los muebles que tenían en su anterior vivienda, se añadieron varias piezas que por dimensiones había que ajustarlas al nuevo espacio, en los dormitorios de los niños, los papeles pintados, alfombras, iluminación, cambiaron totalmente el estilo, los chicos estaban encantados,

El final de la reforma fue muy satisfactorio, la casa quedo como para estrenar, la familia estaba emocionada, con muchas ganas de vivirla, y yo muy agradecida, fueron 3 meses de mucho trabajo y mucho roce y como dice la frase popular, el roce hace el cariño.