Interiorismo estilo Hygge para apartamento en Barcelona

Que encanto de mujer. Llega un momento en la vida que hay que hacer un cambio. En este caso fue un cambio de casa, nos íbamos a independizar.  Está claro que los presupuestos en estas circunstancias suelen ser ajustados. Y asi fue como empezó el encargo de interiorismo en la Bonanova.

Intenté darle un aire juvenil a una casa donde habían algunos elementos que la hacían seria, como de mayor.

El suelo de parquet en espiga en roble claro nos ayudó a decorar un espacio cálido, tranquilo, acogedor, lo podríamos definir como un espacio Hygge, el mobiliario lo combinamos en blanco y maderas naturales, las tapicerías y textiles en grises, blancos y un toque de rosa nude y usamos objetos de decoración en mimbre y paja. El salón lo dividimos en tres espacios: salón de tv con un sofá chaise longue, zona de lectura donde pusimos un sillón de toque vintage cerca de una ventana que tenia buenas vistas y el comedor. En este para iluminar la mesa, por falta de punto de luz en el techo, opté por una lámpara en arco blanca.

En el dormitorio, en este caso por falta de espacio, fue todo muy ajustado pero todo lo que necesitábamos lo teníamos previsto. Un banco para el pié de la cama y poder sentarse, perchero y un coordinado de textiles muy dulces.

El pasillo largo, había que acortarlo de alguna manera allí, en forma de collage colgamos una serie de sombreros de paja, que fue el centro de atención.

Habían pocas estancias, pero toda la casa tuvo el mismo hilo conductor, la sensación al entrar era dulce, fresca, invitaba a disfrutarla. Había logrado el objetivo con este trabajo de interiorismo en la Bonanova, siempre es gratificante ayudar a dar el salto y ver que la nueva etapa empieza con buen pie y mucha ilusión.