Es un cambio natural adaptar los dormitorios a los que los disfrutan, una costumbre en nuestra sociedad hasta ahora, era cambiar el mobiliario y decoración de los dormitorios infantiles cuando llegaba la fecha en que se hacia la comunión. Hoy, esta tradición ha cambiado, ya no se tiene en cuenta este acontecimiento, pero sí la edad. Ya que es el momento en que el niño o niña va a entrar en la etapa de la preadolescencia, los 9 años. Y es el momento idóneo para renovar su dormitorio.

Hay muchas formas de hacerlo, pero sobre todo hay que tener en cuenta las costumbres del chico/a. Si se comparte habitación, si es frecuente la visita de invitados, si se practica algún deporte, sus hobbies… y sobre todo si en la misma estancia está la zona de estudio.

Teniendo en cuenta estas premisas, ya podemos decidir según la dimensión del espacio, si el mobiliario va a ser independiente o modular. Si las camas serán individuales, camas nido, literas en tren, en “L”, etc. Y, en cualquier caso, no podemos dejar de lado la capacidad de almacenaje… para artículos de deporte, juegos, librería y por supuesto ropa.

Estas nuevas habitaciones para nuestros no tan pequeños, tienen que ser luminosas, alegres, prácticas y, sobre todo, acogedoras. Características que conseguiremos gracias a los tejidos de la ropa de cama, a los cojines de decoración, a las mantitas, a las alfombras… Y también con las gamas de colores vestirán el espacio y sus elementos, personalizándolo y dándole ese toque especial que deseamos para ellos.

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?