Hablar de decoración, si no se concreta es un poco denso, ya que esta tiene significados muy amplios, la usamos en muchos ámbitos, se decoran las paredes, se decoran las mesas, se decoran las casas, se decoran las calles… aunque la que a mi me ocupa es la de los interiores, ósea la decoración interior o interiorismo.

DECORACIÓN, colocación y combinación de elementos funcionales y ornamentales en un lugar o un espacio para embellecerlo, adornarlo o crear cierto efecto.

INTERIORISMO, arte y técnica de diseñar y decorar los espacios interiores de edificios, locales y viviendas.

Hay muchos estilos de decoración, pero siempre hay unos que te definen más como persona en mi caso, me siento atraída por aquellas piezas, sean del grupo que sean (muebles tapizados, tejidos, iluminación…) que me enamoren que me transmitan, que tengan carácter, que tengan ALMA, una palabra que ayuda a transmitir muy bien esta sensación. Por eso cuando conoces “La Caseta de la Maria” no hay una sola y única palabra que la define en cuanto a estilo de decoración pienso que la que me engloba y me define es estilo, decoración e interiorismo con estilo.

Me encanta mezclar, siempre con elegancia y sin ser estridente en un espacio de un interiorismo muy moderno mezclaría con piezas étnicas o clásicas, en un contemporáneo alguna de rustica o industrial, en un industrial alguna de sofisticada. Siempre teniendo en cuenta que cuando propones, piensas y ejecutas para un cliente el mejor logro, es el que te llena, es el que este se sienta identificado con aquellos que componen su casa, y si es así el éxito está asegurado.

Los objetos de decoración son el remate final en un interiorismo, en un proyecto esta todo bien definido bien calculado, todo encaja sobre plano y sobre el terreno, los colores, los materiales, el mobiliario, la iluminación, los textiles, pero si no usamos piezas que vistan todos estos elementos, ese espacio no va a tener personalidad propia.