En épocas de Bonanza, con los años las casas por muy bien puestas que estén, se desgastan, se deterioran. Pasados los primeros cinco años, pintamos para limpiar las paredes aprovechamos y cambiamos de color o de tonalidad eso nos anima a cambiar algunos elementos decorativos y parece que esté recién estrenada.

De los diez a las quince años no solo es necesario volver a pintar sino que también hay otros elementos en la casa que hay que mejorar, ya que los que hasta entonces la han habitado han ido cambiando de edad y las necesidades también cambian, los hijos se marchan, se independizan y el suelo, las puertas, los baños, la cocina se han quedado algo anticuados a parte del desgaste que han tenido durante esos años, entonces es cuando hay que tomar decisiones, cambiamos de casa o reformamos ??

Aquí algunos ejemplos de reformas en salones, comedores y dormitorios, veréis que:

Como veis, la opción de la reforma hoy es muy habitual, hay una gran variedad de materiales nuevos, más duros como el porcelánico para los suelos, o los parques en caso de escoger la madera, también hay mucha variedad en natural o sintético, la tendencia en la medida de las baldosas y de las lamas de madera ha cambiado ahora nos gustan las medidas grandes de 60×60, 40×90, 120×60. Las puertas, las carpinterías exteriores, los baños, las cocinas todo ha evolucionado mucho y vale la pena apostar por el cambio y mejorar la casa en donde vivimos.

Cada familia tiene sus necesidades y lo que es importante es tenerlas cubiertas, si te pones en manos de profesionales es muy fácil, nosotros te ayudamos a aclarar dudas, a sacarle el máximo partido al espacio. Hacer una reforma no significa vaciar la casa y llenarla de nuevo, en absoluto, hay mil formas de dar un cambio de look a lo que tenemos, seguramente habrá piezas que no encajarán, pero habrá otra que cambiando color, tejidos lo podemos transformar y dejar que siga a nuestro lado.

El objetivo es conseguir espacio donde vivir a gusto, que haga que después de un día duro de trabajo, estés soñando en llegar a casa darte una buena ducha preparar la cena y disfrutar de nuestra casa.

A continuación, os damos un ejemplo de la reforma de una terraza de 18m2 que convertimos en un espacio de zona de juegos y estudio.

No dudes en ponerte en contacto con nosotros para ayudarte a poner a punto tu casa, verás que vale la pena cuidar el espacio donde vives, seguro que tiene una buena recompensa.