Con el papel pintado se nos abre un mundo de posibilidades, una forma de personalizar cada uno de los espacios que queramos decorar. Es fácil de instalar y el resultado es fantástico.

Si quieres darle un aspecto diferente a las paredes y evitar tener que usar decoración vertical, ésta es la solución.
Los hay: estampados, lisos, texturados, y hasta con relieve.

Los estampados pueden ser: florales, animales, geométricos… Ahora mismo cualquiera de ellos son tendencia.

Si escoges un papel pintado de tonos oscuros lograrás un ambiente cálido. Si a éste le añades algunos toques metalizados como oro, plata, cobre…lo transformamos en sofisticado. Con los tonos claros, las sensaciones serán más frías y, si a esto le añadimos un punto de color, obtendremos un resultado alegre y luminoso.

Los papeles pintados vinílicos se pueden instalar en las zonas más húmedas de un piso

Se pueden revestir todas las paredes de un espacio o bien destacar una de ellas. En un dormitorio, podríamos destacar la zona del cabecero; en un salón, la pared donde va el sofá o el mueble principal; en un recibidor, aquella pared que vemos cuando entramos en la casa; en la cocina, en la zona del office y en el baño, los espacios menos expuestos a la humedad, aunque tenemos en el mercado los papeles pintados vinílicos, que sí podemos instalar en las zonas más húmedas.

Para decidir cuál es el papel que mejor definirá nuestro estilo, nuestras preferencias y necesidades, nunca debemos olvidar los muebles, la tapicería, la iluminación… que vamos a combinar con él.

Procura buscar el equilibrio para que el conjunto final del proyecto sea un éxito. Si tienes dudas de cómo resolver tu espacio, contacta con nosotros, estaremos encantados de ayudarte a decidir qué es lo mejor para ti.

 

¿Tienes papel tapiz o estás pensando decorar con él? ¡Deja tus comentarios y con gusto te responderemos!